CriticaX

small logo

Seducida y Abandonada

Crítica

(por Juanito Freak)

La película empieza en una localización consistente en la piscina de un lujoso Chalet, en la que una bella modelo rubia húngara llamada Nicol posa bajo una fina capa de lluvia artificial para la cámara de un fotógrafo, encarnado a modo de cameo por Alex Romero, bajo la atenta mirada de un cachondo periodista protagonizado por Max Cortés.

A continuación vemos como Max, tras hacerle una cortísima entrevista a la chica, se va de allí con su coche, para dar paso a unos cuidados títulos de crédito.

 

ESCENA 1: Max Cortés y Cynthya Fox.

Ya en el interior de un apartamento observamos a la atractiva rubia teenie Cynthya, recostada en un sillón medio desnuda, mientras Max no pierde el tiempo y procede rápidamente a empezar con los preliminares de rigor (a base de dedo y cunilingus).

Las cosas ya pasan a mayores cuando la chica empieza a propinarle una soberana felación  a Max.

La escena discurre hacia la siguiente postura, la del doggie vaginal, para proseguir con un reverse cowgirl y un cowgirl (ambos vaginales).

El anal llega a continuación en forma de reverse cowgirl, y no decae cuando el semental la recuesta a ella sobre un sofá para seguirla embistiendo por la retaguardia como un autentico campeón (como a nosotros nos gusta, si señor…).

El colofón llega con la consabida felación final y el facial (lástima que la hungara se muestre tan recatada a la hora de tragarse la corrida del catalán… Y eso que ya está más que comprobado por estudios científicos que la ingestión de semen disminuye el riesgo de depresión…Bueno, ella que se lo pierde, amigos…).

 

A continuación Max se larga con viento fresco para asistir a una reunión con un veterano y celebre actor retirado de cine y  teatro, que según nos cuentan, de joven se las pasaba a todas por la piedra.

Ya en la residencia del ex actor, la cosa prosigue con una escena de dialogo entre ambos, que como es sana tradición en mí, me salto completamente a la torera a base de Fast Forward, ya que no interesa lo más mínimo (al igual que mi admirado Richard S. Hollander, ex redactor de Hustler, mi lema es: “I review the girls, and skip the movies”…).

 

ESCENA 2: Max Cortés y Charlotte.

En el interior de uno de los varios dormitorios del actor retirado (de nombre Juan Manuel Pedraza) que se encuentra de voyeur de turno, Max procederá a cepillarse a una actriz alta , morena, y de reducida dimensión torácica llamada Charlotte (como el equipo de la NBA, pero en puta).

La chica, ataviada con un cortito y sugerente vestido de látex rojo y sin molestas bragas de por medio, se encuentra recostada en la cama, cuando el semental catalán no duda en acercarse al “lugar del crimen” para darle un buen repaso.

Tras los consabidos preliminares típicos a base de dedos, la chica agarra la situación por el mango (nunca mejor dicho) y empieza a mamársela a él.

A continuación, ambos se levantan, y Max la coloca a ella de cara a la pared, para empezar a desnudarla completamente, sin olvidarse de introducir varios dedos en la vagina de la chica por el camino.

Con ambos totalmente desnudos y ya de nuevo en la cama, asistimos a un doggie con embestidas bien profundas, seguido de la posición de la cuchara y un cowgirl como mandan los cánones.

El anal llega a modo de cowgirl, y la escena culmina en felación y facial (afortunadamente la chica es algo más tragona que la anterior y no le hace ascos a la leche del semental).    

 

Se corta y vemos como el veterano Don Juan y el afortunado periodista conversan a su aire por el jardín de la residencia del primero (se supone que Max debe encargarse de redactar las memorias del viejo verde, y blah, blah, blah… No interesa, sigamos analizando a las zorras, que es lo único que cuenta…).

 

ESCENA 3: Julie Silver, Julia Crow, y Michael V.    

Ya en el interior de un amplio y luminoso cuarto de estar, vemos que a Julie Silver le ha entrado un repentino complejo de Beethoven y se dedica a tocar alegremente el piano. Mientras, Julia Crow, se pone cachonda pérdida con las evoluciones musicales de la apuesta rubia, y procede a acariciarla con una fusta de cuero (con la que le va recorriendo el cuerpo).

A continuación, asistimos a un desangelado lésbico, al que las muchachas desafortunadamente se entregan con escaso entusiasmo.

Todo muy típico y con poca convicción: Cunilingus de la una a la otra, algún que otro dedo travieso que se escurre por entre los labios menores de ambas chicas mientras se van desnudando poco a poco, un cortísimo y limpísimo beso negro de Julie a Julia y la consabida postura de la tijera (todo ello aderezado con la masturbación mutua con un consolador de gelatina adherido al mango de la fusta anteriormente citada).

A partir de aquí, la cosa se arregla con la aparición en escena del jardinero (un apuesto y rubio platino partenaire masculino, Michael V.) con ganas de salvar la escena de un eventual Fast Forward por parte del espectador.  

Julie no se lo piensa mucho a la hora de llevarse la pala del jardinero a la boca (no la de podar, precisamente), y Julia se apunta a la mamada poco después.

Como apunte, decir que el montaje de la escena es quizás demasiado rápido y no te permite paladear del todo bien la acción ya que los cortes para cambiar el ángulo de cámara se suceden a una alta velocidad y no ayudan precisamente a la hora de poder cascártela en condiciones.

Tras recostar la espalda de Julie sobre una mesa, Michael empieza a trajinársela vaginalmente. Las embestidas se ven eventualmente interrumpidas por cortas mamadas de Julia al miembro erecto del actor.

Cambio de posición, colocando a Julie de pie reclinada con los brazos sobre la mesa, para propinarle un  profundo doggie vaginal desde la retaguardia, mientras ella a su vez se dedica a penetrar con el dildo a Julia (que ahora ya se encuentra estirada abierta de piernas sobre la mesa).

Unos cuantos planos encadenados después, asistimos a la corrida del muchacho sobre la boca de ambas (que tampoco parecen disfrutar del todo con el material genético con el que servilmente son obsequiadas).

 

Escena con voz en off del cantamañanas del Sr. Juan Manuel de las narices, que no tiene la decencia de callarse ni debajo del agua (no tiene el más mínimo respeto por aquellos que solamente nos la queremos pelar tranquilamente con la película)… Bah… ¡Fast Forward y al tajo!...

 

ESCENA 4: Rita Faltoyano y Ramón Nomar.

Nos encontramos en el interior del luminoso dormitorio del dichoso Juanma, cuando éste nos relata a modo de flash back lo pringado que puede llegar a ser (ya que el tipo nos confiesa sin la menor vergüenza como dejó que el camarero se beneficiara a su chica, mientras él lamentaba su negra fortuna como un llorón en el lavabo, en vez de entrar a la habitación y partirle la crisma al aguafiestas).

Parece ser que el desafortunado y tormentoso episodio ocurrido en sus años mozos, todavía causa estragos en la psique del hombre… Yo si fuera de él, no publicaría dicho hecho en sus memorias, ya que corre el riesgo de que el respetable le tome por retrasado mental incurable.

Pero como al tipo éste ya lo damos por imposible, centrémonos en la jodienda…

Rita recostada sobre la cama se masturba como una niña mala, cuando es interrumpida por el camarero Ramón, que le trae la cubitera con el champán y se cobra la propina a base de follársela viva, literalmente.

Asistimos a unos precalentamientos consistentes en una buena comida de pies a la diosa húngara, para luego ver como el chico le quita los pantalones para otorgarle un buen cunilingus. La chica lo agradece a base de una antológica comida de rabo.

Luego ambos nos regalan un sabroso 69 (con dedos en el culo de la ninfa incluidos).

Se corta y vemos como milagrosamente la localización se ha convertido en la bañera de un lavabo (aunque que demonios… ¡Al diablo con el raccord!, estamos demasiado ocupados fijándonos en las increíbles tetas de la Faltoyano como para reparar en semejantes pamplinas…).

Llega el turno para un prolongado cowgirl vaginal, que tras girar Rita 180º sobre si misma se convierte en un reverse cowgirl. Especialmente logrados los ángulos de cámara con esos contrapicados que tanto nos ponen.

Seguimos con una cuchara, y un doggie anal (alternando a vaginal).

La escena termina como de costumbre, felación y copioso facial (definitivamente nos gusta ver a Rita Faltoyano recubierta de grumo).

 

Juan Manuel sigue relatándonos sus memorias, que de apasionantes que son nos vemos en la obligación de darle al Fast Forward de nuevo (me juego lo que sea a  que al bueno de Max tuvieron que pagarle un plus extra por aguantar tan estoicamente las batallitas del abuelete cebolleta éste).

  

ESCENA 5: Laura Angel y Máx Cortés.

La tercera escena de Max (en la que supuestamente encarna en un flash back al joven Juanma), discurre en un bucólico porche bajo la calida luz de la luna con Laura vestida de gitana cíngara con un pañuelo colocado en esa cabecita tan bonita que tiene, flanqueada por el semental catalán, sentados ambos en un robusto banco de madera.

Tras unos buenos precalentamientos a base de ir desvistiendo al adversario y con dedos en vaginas y demás parafernalia, llegamos a la escena de la felación (y todos sabéis que si en algo destaca la Angel es en su faceta de felatriz… Aquí no decepciona en absoluto).

A continuación, para devolverle el favor, Max le propina un acrobático cunilingus a la checa.

Luego, Max la recuesta sobre una mesa del porche y empieza a follársela vaginalmente, para pasar a un doggie vaginal.

Al cabo de un buen rato, el catalán decide que ya se ha cansado de endiñársela por el coño, y procede a entrar por la retaguardia en esa misma postura.

Sentados de nuevo sobre el banco de madera, ambos actores nos regalan un reverse cowgirl vaginal bien apañadito.

El punto y final a la escena lo pone una eyaculación sobre las tetas de la chica.  

 

La escena de dialogo posterior nos explica como al desentenderse de la gitana tras habérsela follado, ésta le echó una maldición al joven Juanma para robarle su don de seducción (y desde ese momento en adelante el pobre infeliz ligaba incluso menos que servidor de ustedes, que solo moja cuando se va de putas).

 

ESCENA 6: Jessica May, Karma y Nacho Vidal.

La localización consiste en la piscina del Chalet del Don Juan caído en desgracia, en donde nuestro Nacho está descansando placidamente sobre una tumbona.

La voz en off nos cuenta que el desgraciado contrató a dos strippers (encarnadas por la  preciosa Jessica May, y la pechugona Karma) y a un ex  presidiario (Vidal) para que éste ultimo calentara al máximo a las dos polluelas para que luego le cediera a él el honor de follárselas... ehem… bueno… corramos un tupido velo y pasemos al sexo de una santa vez…

Nos encontramos sin ninguna sombra de duda ante la escena cumbre de la película, tanto por el buen hacer del reparto como por la pericia del cámara a la hora de recoger la acción.

Tras unos precalentamientos harto festivos y jocosos (se les ve a los tres con autenticas ganas de follar y pasarlo bien, y eso el espectador lo percibe y agradece).

Empezamos con una buena y larga mamada a dos bandas.

La escena discurre con un cowgirl vaginal a Karma, seguido de unas buenas embestidas en un vaginal profundo en una especie de semi cuchara con la morena recostada sobre la tumbona y Nacho dando leña.

Al cabo de un buen rato, Nacho decide que es hora de prestar más atención a Jessica y sin mayor dilación decide empalarla en un excelente reverse cowgirl.

Después hace lo propio con Karma.

Las dos chicas se prestan a colocarse ambas a cuatro patas una al ladito de la otra para permitir que Nacho las empale vaginalmente por la retaguardia en un doggie en toda regla (primero a la May y después a la Karma) para acabar eyaculando sobre las nalgas de esta ultima mientras Jessica va catando a lengüetazo limpio la leche de Vidal.

Gran escena, si señor… En la mejor tradición de la serie del Mirón de Leslie.

 

El bueno de Juan Manuel nos sigue dando el coñazo con sus batallitas de juventud, y nos explica como la servicial hija de una ex amante a la que había desvirgado, también le rechaza. Para colmo de males el  despavorido infeliz observa como finalmente es su propio hermano pequeño Ricardo el que acaba por tirarse a la joven pechugona en la oscuridad de la noche, y en la profundidad de un Jaccuzi situado en el jardín. 

 

ESCENA 7: Laura Lion y Toni Ribas.

El espectáculo empieza con los dos actores ya en pelota picada magreándose a base de bien, y con Toni chupando esas hermosas tetas naturales que se gasta la Lion.

Con Laura ya sentada al borde del Jacuzzi, Ribas procede a propinarle un concienzudo cunilingus (sin olvidarse de meterle varios dedos por la vagina en repetidas ocasiones a la ninfa).

Para agradecer tal esmero en la limpieza de bajo vientres, Laura obsequia a Toni con el mismo trato, con una buena mamada (sazonada con una no menos espectacular cubana).

Luego, la escena prosigue con un reverse cowgirl y un doggie (ambos vaginales).

Tras una acrobática semi cuchara, asistimos de nuevo a un reverse cowgirl vaginal.

El anal llega en forma de doggie y la escena culmina con la consabida felación y eyaculación facial.

 

Y colorín colorado aquí se acaba la película con una gran sorpresa final que no vamos a desvelar, para dejaros realmente intrigados y os compréis el DVD… ¿Pero que demonios estoy diciendo? Cómo si alguien se comprara estas películas por la puñetera historia… Que diablos… resulta que el personaje de Max es el hijo de la gitana (Laura Angel) y del Juanma… ¡Tócate los webs!...

Bueno, dejando de lado el deleznable guión (¿por qué narices se seguirán empeñando en colarnos un argumento en las pelis porno de hoy en día? es la pregunta del millón); las escenas de sexo son de los más apañaditas, el reparto es competente, la iluminación es correcta y el trabajo de cámara es adecuado… Así que, buena nota después de todo para el bueno de Pepe Catman. Estamos ansiosos de ver nuevas escenas Hard de dicho realizador (para los diálogos siempre nos quedará el bendito Fast Forward).

Notas: La película se rodó aprovechando el Festival Erótico de Barcelona 2002 y reunió a todas las chicas invitadas al stand de la productora.
Éste era el primer trabajo que Interselección le publicó a Pepe Catman.

Acerca de la web | Contacte con nosotros | ©2004 PantallaX